México Superviviente

El día 19 de septiembre del año en curso, la ciudad de México fue devastada con un sismo magnitud 7.1, con epicentro en el sureste de Axochiapan, Morelos. (Universidad Nacional Autónoma de México, 2017). Esta tragedia nacional, contrario a las expectativas de muchos de nosotros, despertó a la sociedad mexicana a salir a las calles y ayudar en todo lo que pudieran.

Los tiempos de crisis despiertan en las personas una diversidad de pensamientos y sentimientos tan vasta y variada como la población misma, desde sentimientos motivantes y de superación, hasta traumas o complejos derivados de la fuerte experiencia vivida. En esta última categoría podemos observar con bastante frecuencia, en las situaciones de esta naturaleza, un síndrome denominado “Síndrome del superviviente”.

El síndrome del superviviente se manifiesta como consecuencia al TEPT o Trastorno de estrés postraumático. Este síndrome tiende a estar particularmente asociado a la muerte de seres queridos, o cuando la persona está expuesta a situaciones en las cuales han muerto personas.

Captura de pantalla 2017-10-03 a la(s) 17.42.58Indudablemente fenómenos naturales como el sismo ocurrido despiertan en
nosotros no solo miedo, sino sensaciones de pérdida del control, o una inquietud latente al simple sonido de la alarma, pero ¿Cómo diferenciar un temor por la frescura de los acontecimientos a este síndrome? Bueno entre lo que podemos experimentar se encuentra:

  • Culpabilidad: Al estar involucrados en situaciones en las cuales otras personas pierden la vida, la persona sobreviviente puede sentirse culpable por no haber muerto también con ellos; del mismo modo, pueden aparecer también sentimientos de auto condenación.
  • Ansiedad: Recurrencia de imágenes o sonidos del momento de la catástrofe.
  • Despunte emocional: unido con sentimiento de degradación y desensibilización de la experiencia.
  • Insomnio o pesadillas.
  • Irritabilidad, ira o agresión.

Si tú, o algún familiar experimentan alguno o varios de estos síntomas, no dudes en buscar ayuda de un especialista, o acercarte a los autores de esta revista que con todo el gusto y el amor de esta generación perdida no dudaran en ayudarte. Es importante comprender que lo sucedido no fue culpa de nadie en particular, la supervivencia de unos y el fallecimiento de otros no la determina sino un amargo y doloroso azar del cual ninguno de nosotros tiene el control. Lo único que resta en nosotros es prevenir y agilizar las medidas de acción que realizamos cuando estas catástrofes se presentan ante nosotros, y enseñar a nuestros pequeños la manera más eficaz de salvaguardar su vida.

Y como ya lo hemos demostrado México junto puede más, ¡nosotros podemos más!

Luna Lane, 2017. Captura de pantalla 2017-10-03 a la(s) 17.44.07

 

Mexico Survivor

 

On September 19 of this year, Mexico City was devastated by a magnitude 7.1 earthquake, with an epicenter in the southeast of Axochiapan, Morelos. (Universidad Nacional Autónoma de México, 2017). This national tragedy, contrary to the expectations of many of us, awoke Mexican society to take to the streets and help in all that they could.
The times of crisis awaken in the people a diversity of thoughts and feelings as vast and varied as the population itself, from motivating feelings and of overcoming, to trauma or complex derived from the strong experience lived. In the latter category, we can see quite ofte

n, in situations of this nature, a syndrome
called “Survivor Syndrome”.

“Survivor´s syndrome” manifests as a consequence of PTSD or post-traumatic
stress disorder. This syndrome tends to be particularly associated with the death
of loved ones, or when the person is exposed to situations in which people have died.

Captura de pantalla 2017-10-03 a la(s) 17.42.58Undoubtedly natural phenomena such as the earthquake occurred in us not
only fear, but sensations of loss of control, or a latent restlessness to the
simple sound of the alarm, but how to differentiate a fear for the freshness of
events to this syndrome? Well among what we can experience is:

  • Guilt: Being involved in situations in which other people lose their lives, the survivor may feel guilty for not having also died with them; in the same way, feelings of self-condemnation may also appear.
  • Anxiety: Recurrence of images or sounds from the moment of the catastrophe.
  • Emotional detachment: coupled with feelings of degradation and desensitization of experience.
  • Insomnia or nightmares.
  • Irritability, anger or aggression.

If you, or a family member, experience one or more of these symptoms, do not hesitate to seek help from a specialist, or approach the authors of this magazine that with all the joy and love of this lost generation will not hesitate to help you. It is important to understand that what happened was not the fault of anyone, the survival of some and the death of others is determined only by a bitter and painful chance of which none of us has control. All that remains for us is to prevent and expedite the measures of action that we take when these catastrophes arise before us, and to teach our children the most effective way to safeguard their lives. And as we have demonstrated Mexico together can more, we can more!

Luna Lane, 2017Captura de pantalla 2017-10-03 a la(s) 17.44.07
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s