El amor de mi mejor amiga

By Deynard

Nos conocemos desde hace 16 años, siempre supe que merece lo mejor, alguien que viera lo especial y la gran persona que puede ayudarte a ser.

Hace unos años cumplió su sueño de estudiar en Europa y he de aceptar que cuando recibí la noticia me alegre, enorgullecí y no cabía de la alegría… después caí en cuenta que una de mis personas favoritas en este mundo se iría lejos, el que estuviera lejos no era el problema, el dilema era que se iría quien me ayudaba a mantenerme con cordura cuando se me ocurría ahogarme en vasos de agua y perder por momentos la razón.

Mi mejor amiga partió pero la distancia nunca ha sido un problema. El tiempo paso y a pesar de la diferencia de horario, la distancia y la continuidad de la vida nuestra amistad ha sobrevivido.

Un día recibí un mensaje diciendo -“¿Cuándo hablamos? Tengo algo que contarte”. Acto seguido esperamos el fin de semana para hablar, lo importante era que había alguien especial, que no entendía nada, que se sentía bien pero que era extraño que sintiera eso a está edad (27)… ¿Por qué era tan extraño? Porque era una mujer y ella nunca había sentido atracción por las mujeres.

Al escucharla confundida pero feliz no pude hacer mas que decirle – “Si te sientes bien, es lo correcto, te escuchas feliz.”- Y como muchas que pueden salir bien, esta fue una de ellas.

Conocí a la chica en cuestión un verano antes, respetuosa, responsable y en su momento note que la conocía bastante puede que hasta mas que yo. Pude convivir con ambas un año después y efectivamente, ambas se veían felices, mi amiga sigue siendo un ser desordenado a su forma pero para mi siempre había tenido un temple ahora lo veía más, la he visto contenta, la he visto procurar a quien quiere con mayor ahínco, he visto como la ilusión de un viaje le cambia el rostro. Tengo la certeza de que ambas han crecido bastante, se complementan perfectamente.

Para quienes la queremos no tuvo relevancia que fuera una mujer, ese detalle es el menor, para quienes la queremos nos conformamos con verla feliz. Ella no esperaba que fuera una mujer, ella no esperaba que fuera de esta forma pero el no cuestionarse tanto  le ayudo bastante.

Una vez mas me ha dado una lección, no importa por quién puedas sentir algo, siempre y cuando puedan compartir su felicidad, una razón más por la que no entiendo como podemos juzgar las preferencias, esto es amor y no somos quién para cuestionarlo.


Como ella me dijo – Yo solo pedí un “amor bonito” y esto fue lo que el Universo me dio.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s