“COINCIDIR”

LA NARRADORA DE BURBUJAS Como una fiel creyente del eternamente inestable destino, a veces perdida como ser, otras como humano, incluso como mujer en el perfecto caos que se enreda y desenreda sabiamente con cada respiro que doy. Llegue a ser asfixiada por sus omnipotentes hilos, entrando por mi garganta, invadiendo hasta mi última pestaña, … Sigue leyendo “COINCIDIR”

Anuncios

Hoy te extrañe

Hoy te extrañe pero extrañe más todo lo que he podido aprenderte y aún así en la práctica es complicado.

Entre una semana y las noches de Sabina

"Le pido al tiempo que pase, Que pase lo necesario pero que acabe de pasar."

Pasatiempo…

Vuelve al escondite. Es hora de arreglarte.

La Narradora de Burbujas

Revoloteas a mi alrededor cuando te parece conveniente...

Imborrable

No me iré sin quedarme en tu memoria, recordaras mis "por siempre"

El problema es cuando no escribes

Deynard

El problema es cuando no escribes, cuando lo último que supe de ti es que me extrañarías sin embargo no me has buscado.

Me he enterado que preguntas por mi, ¿dónde esta? ¿cómo esta? ¿cuándo vuelve? y ese tipo de lenguaje, bien lo decía Jaime Sabines significan “Te quiero”

El problema es que no escribes, un problema mayor es que yo tampoco lo he hecho, mis razones bien lo sabes son diferentes, te diré, mi decisión es clara bien te lo he dicho. He empezado a quererte mucho, muchísimo. Que en mi caso sólo puedo quererte con la locura que me permito y no me refiero a aquella que enferma, que hostiga y lastima sino con aquella que desborda ternura, compasión y cariño.
Perdona que mi locura no sea como aquellas que conoces pero me fastidia tener que soportar tanta cosa idiota, perdona no hacer tormentas en vasos de agua…

Ver la entrada original 18 palabras más

A esperar

Que espere, que tu cabeza esta en otra cosa, que solo me siente y espere a que el tiempo acomode las cosas

Tal vez ya debas decirle lo que sientes…

Aquí esta lo todo lo que he querido decirte...

Bajando la guardia

Para él fue pensar que todo era posible... Noches en las que tu recuerdo entraba por sus ojos